Drishti y Mantra

Focalizacion

Las bandhas protegen y proyectan, para eso sirven. Protegen la alineación de la columna y proyectan tu energía hacia donde quieras que se dirija.

            Para poder “proyectar tu energía hacia donde quieres que se dirija” necesitas sellar la postura controlando el poder de la mente. Hacemos esto de dos maneras diferentes: uniendo un mantra a la respiración (silencioso o cantado en voz alta) y con el Drishti focalizando los ojos en zonas específicas (a menudo en la localizacion física aproximada de una de las glándulas endocrinas)

            La mente afecta tanto al sistema nervioso como al sistema de glandular. Cuando tu mente está ocupada con pensamientos fatigosos, el sistema glandular se  atareada haciendo corresponder sus secreciones a esos pensamientos. Enfocando la mente, se sella la energía de la postura para que todos tus sistemas trabajen cooperativamente en el logro de nuestras metas físicas, mentales y espirituales.

            En kundalini yoga, cuando no se da una pauta precisa sobre el uso de un mantra, unimos el mantra “Sat Nam” a cada respiración. Cuando meditamos silenciosamente en la frecuencia de “Sat” al inhalar y de “Nam” al exhalar nos mantenemos conscientes de la respiración y nuestra mente permanece en el presente. El parloteo de la mente se calma y nuestra consciencia se enfoca en la frecuencia del infinito. El enfoque de nuestros ojos, o Drishti, sosiega las distracciones visuales de la mente, evitando que los ojos nos transporten a soñar despiertos y nos alejen del momento presente. La mayoría de las posturas enseñan con un Drishti específico para crear determinadas respuestas del sistema de la glandular. Si haces una postura y no la sellas con el enfoque apropiado de los ojos, no lograrás que ocurra la secreción glándula. Esto diluye el efecto de tu práctica. Cuando no se especifica el enfoque de los ojos, entonces se focaliza en el tercer ojo.

Drishtis básicos

“Si no sellas tú postura, tu energía se diluirá. No ira hacia donde debería ir”

  1. El Entrecejo, llamado el punto del tercer ojo y raíz de la nariz. Con tus párpados cerrados miras hacia arriba un punto en tu frente en eje con tu nariz y apenas arriba de la línea del entrecejo. Los ojos miran hacia dónde está localizada en la glándula pituitaria, llamada “glándula maestra” y el asiento de la intuición.
  2. La punta de la nariz. Los párpados se relajan de modo que los ojos quedan aproximadamente una 1/10 parte abiertos. Ambos ojos miran hacia la punta de la nariz. Esto equilibra los principales canales nerviosos y estimula la glándula pineal y el lóbulo frontal del cerebro.
  3. El centro lunar, localizado en el centro del mentón. Éste Dhristi se hace con los ojos cerrados y enfocados internamente hacia abajo hacia el mentón. El centro lunar es un centro emocional afectado por el simple lunar.
  4. El Chakra corona o 10ª puerta, localizado en el centro al tope del cráneo. Los ojos están cerrados y giran hacia arriba como si mirasen hacia el cielo a través de la coronilla. Esta focalización estimula la glándula pineal.

Recuerda que el conocimiento intelectual no se sostiene ni sustenta.

El conocimiento solo se convierte en sabiduría cuando lo experimentas

con tu propio corazón y tu propio ser …

Obtener sabiduría depende de tu práctica y disciplina personal

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies